Contáctanos

Interés General

La pandemia de COVID-19 ampliará la brecha de pobreza entre mujeres y hombres.

Publicado

en

La crisis del COVID-19 aumentará drásticamente la tasa de pobreza de las mujeres y ampliará la brecha entre hombres y mujeres que viven en la pobreza extrema, asegura un nuevo informe publicado este miércoles por ONU Mujeres y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Se esperaba que la tasa de pobreza de las mujeres disminuyera en un 2,7% entre 2019 y 2021, pero las proyecciones ahora apuntan a un aumento del 9,1% debido a la pandemia y sus consecuencias, advirtieron las agencias.

El resto de datos s indican que, si bien la pandemia afectará a la pobreza global en general, las mujeres sufrirán el impacto de manera desproporcionada, especialmente aquellas en edad reproductiva: para 2021, por cada 100 hombres de 25 a 34 años que vivan en pobreza extrema (con 1,90 dólares al día o menos) habrá 118 mujeres, una brecha que podría aumentar a 121 mujeres por cada 100 hombres para 2030.

“El aumento de la pobreza extrema de las mujeres, en particular en esa etapa de sus vidas, es una dura muestra de los profundos defectos en la forma en que hemos construido nuestras sociedades y economías”, aseguró en un comunicado la directora ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka.

Mlambo-Ngcuka aseguró que las mujeres asumen la mayor parte de la responsabilidad del cuidado de la familia, ganan menos, ahorran menos y tienen trabajos mucho menos seguros.

“De hecho, en general, el empleo de las mujeres corre un mayor riesgo que el de los hombres, en un 19%. Las pruebas que tenemos aquí de múltiples desigualdades es fundamental para impulsar una acción política rápida y reconstructiva que sitúe a las mujeres en el centro de la recuperación de la pandemia”, agregó.

Las mujeres tienen menos protección social

El informe explica que, en general, la pandemia arrastrará á a 96 millones de personas a la pobreza extrema para 2021, entre ellas 47 millones de mujeres y niñas. De este modo, el número total de mujeres y niñas que viven en la pobreza extrema aumentará a 435 millones, y las proyecciones muestran que este número no volverá a los niveles anteriores a la pandemia por lo menos hasta 2030.

ONU Mujeres y el PNUD resaltan que la pandemia plantea una grave amenaza a las perspectivas de erradicar la pobreza extrema para fines de esta década, y que la realidad podría ser aún más desalentadora, ya que estas proyecciones de aumento de las tasas de pobreza para mujeres y niñas solo tienen en cuenta la revisión a la baja del producto interno bruto (PIB), excluyendo otros factores, como que las mujeres abandonen la fuerza laboral debido a responsabilidades de cuidado infantil.

“Más de 100 millones de mujeres y niñas podrían salir de la pobreza si los gobiernos implementaran una estrategia integral dirigida a mejorar el acceso a la educación y la planificación familiar, salarios justos e iguales y expandir las transferencias sociales”, aseguró Achim Steiner, administrador del PNUD.

Según Steiner, las mujeres tienen menos probabilidades de beneficiarse de las medidas de protección social.

“Invertir en la reducción de la desigualdad de género no solo es inteligente y asequible, sino también una decisión urgente que los gobiernos pueden tomar para revertir el impacto de la pandemia en la reducción de la pobreza”, expresó.

Pronósticos mundiales de pobreza cambiantes

Las consecuencias de la pandemia cambiarán los pronósticos de pobreza extrema en todas las regiones. Dado que el 59% de las mujeres pobres del mundo viven actualmente en el África subsahariana, la región seguirá albergando el mayor número de personas en situación de pobreza extrema del mundo.

Sin embargo, después de lograr avances significativos en la reducción de la pobreza en los últimos años, se prevé que el sur de Asia experimente un resurgimiento de la pobreza extrema. Para 2030, por cada 100 hombres de entre 25 y 34 años que vivan en la pobreza en Asia meridioanal, habrá 129 mujeres pobres.

Si bien estas cifras son alarmantes, el estudio estima que solo se necesitaría el 0,14% del PIB mundial (2 billones de dólares ) para sacar al mundo de la pobreza extrema para 2030; y 48.000 millones de dólares para cerrar la brecha de pobreza de género. Sin embargo, el número real podría terminar siendo mucho más alta, especialmente si los gobiernos no actúan, o lo hacen demasiado tarde.

El aumento constante de otras desigualdades de género preexistentes también afectará estas cifras, explica el informe. Las mujeres trabajan en algunos de los sectores más afectados, como el alojamiento, los servicios de alimentación y el trabajo doméstico. Además, se han visto especialmente expuestas a los despidos y la pérdida de sus medios de vida.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), para junio de 2020, se estima que el 72 por ciento de los trabajadores domésticos en todo el mundo habían perdido sus trabajos como resultado del COVID-19. Tanto las mujeres como los hombres asumen más tareas domésticas y cuidan a los niños y miembros de la familia durante los encierros, pero la mayor parte del trabajo aún recae sobre los hombros de las mujeres y las niñas.

Recomendaciones

El informe recalca que no es imposible evitar retroceder en el progreso hacia la igualdad de género y hace algunas recomendaciones:

  1. Abordar la segregación ocupacional
  2. Mejorar las brechas salariales de género
  3. Solucionar el acceso inadecuado a servicios de cuidado infantil asequibles
  4. Introducir paquetes de apoyo económico para mujeres vulnerables en los países
  5. Aumentar las medidas de protección social dirigidas a mujeres y niñas
  6. Ampliar la disponibilidad de investigación y los datos sobre los impactos de género del COVID-19

Interés General

Conseguir 2000 millones de vacunas contra el COVID-19 para fines de 2021, el objetivo de la OMS

Publicado

en

Un total de 156 países en los que viven dos terceras partes de la población mundial se han unido a la iniciativa COVAX, cuya meta es adquirir de forma conjunta y distribuir con equidad las vacunas contra el COVID-19 cuando estén disponibles.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció este lunes que el objetivo es conseguir 2000 millones de inmunizaciones para finales de 2021 y agregó que cada persona necesitaría dos dosis de la vacuna.

Las primeros vacunados serían los trabajadores de salud, seguidos por el 20% de la población más vulnerable de cada país que participe.

La OMS, que forma parte de COVAX junto con la alianza Gavi, gobiernos y fabricantes de vacunas, detalló que de los 156 países que se han adherido a la iniciativa, 64 son de renta alta y 92 de renta media o baja. Los primeros financiarán las inmunizaciones y los segundos recibirán apoyo para comprarlas. La agencia agregó que 38 naciones más se unirían próximamente.

En conferencia de prensa, el director de la OMS recalcó que la prioridad de COVAX es asegurarse de que todos los países tengan acceso a la vacuna al mismo tiempo y que se le dé preferencia a las personas que corren un mayor riesgo ante la enfermedad.

El doctor Tedros Adhanon Gebreyesus reiteró que la colaboración que plantea COVAX no es ninguna caridad sino una empresa conjunta que beneficiará a todos los países.

os ensayos de una vacuna contra el coronavirus se encuentran en una fase avanzada en el Instituto Jenner de la Universidad de Oxford.

Algunos vacunados en todos los países, no al contario

“O nos hundimos juntos o nadamos juntos. La vía más rápida para acabar con la pandemia y acelerar la recuperación económica global es asegurar que algunas personas sean vacunadas en todos los países, no que todas las personas de algunos países se vacunen”, dijo.

Señaló que si bien no existe ninguna garantía de que alguna de las vacunas que se están desarrollando funcione, las encuestas de opinión más recientes indican que la inmensa mayoría de la gente apoya el acceso equitativo a las vacunas.

Urgen recursos

Tedros se refirió, por otro lado, a los desafíos que afronta COVAX, entre los cuales destaca el financiero ya que sólo se han invertido 3000 millones de dólares en el Acelerador de acceso a herramientas COVID-19 (ACT), cantidad que no llega siquiera a la décima parte de los 38.000 millones que se necesitan para impulsar la iniciativa.

Hacen falta 15.000 millones de dólares inmediatamente para mantener el ímpetu y mantenernos en la vía que nos permitiría conseguir los ambiciosos planes que nos hemos fijado. Estamos en un punto crítico y necesitamos un aumento significativo del compromiso político y financiero de los países. No sólo es el camino correcto, es el camino inteligente”, enfatizó el director de la OMS.

Con respecto a los países que están desarrollando alguna vacuna, la científica en jefe de la OMS, Soumya Swaminathan, informó que la Organización ha conversado con China durante seis meses para que se incorpore a COVAX.

China ha refrendado su compromiso con un acceso universal a la vacuna”, apuntó.

La OMS sostuvo que COVAX ayudará a controlar la pandemia, salvar vidas, acelerar la recuperación económica y garantizar que la carrera por desarrollar una vacuna eficaz sea una tarea compartida, no una carrera que sólo los ricos puedan ganar.

Tres mensajes

Finalmente, con motivo del 75º aniversario de la ONU, la OMS lanzó tres mensajes:

  • La pandemia debe motivarnos a redoblar los esfuerzos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible
  • Debemos prepararnos ahora para la próxima pandemia
  • Tenemos que asegurar el acceso equitativo a los diagnósticos, tratamientos y vacunas COVID-19
Continuar Leyendo

Interés General

Rendirá San Miguel Jazz Cats tributo a Pardavé, Grever y Jiménez.

Publicado

en

Guanajuato, Gto., a 18 de septiembre de 2020.- Música de Joaquín Pardavé, María Grever y José Alfredo Jiménez será el tributo que realizará San Miguel Jazz Cats acompañados de la cantante Luz Escalera y el guitarrista Andrés Gándara, en su presentación este domingo en el Teatro Juárez.

En este mes, donde se resalta el legado histórico con motivo del inicio de la Independencia de México hace 210 años, la música acompaña la conmemoración como parte de la identidad a la patria, por ello, el grupo que se formó hace más de 21 años, rinde homenaje a tres grandes de la música mexicana en el género jazz.

Su invitada, la cantante Luz Escalera, cuenta con una amplia trayectoria, participó en el Festival de Ópera de Oaxaca y como solista ha actuado al lado de la Orquesta Iberoamericana en Viena. Se ha presentado en la embajada de México en Austria, así como en varios festivales latinoamericanos.

Su otro invitado, el guitarrista Andrés Gándara, ha cosechado éxitos profesionales, se ha presentado en giras de países como Italia, Brasil, Francia, Alemania, Colombia, República Checa, en la que ha representado a México en festivales de folklore de música y baile.

Los músicos encargados de este concierto son el bajista Antonio Lozoya, el pianista Gabriel Hernández y el baterista y percusionista Víctor Monterrubio, que, dentro de su amplia trayectoria artística, se puede mencionar su participación en el Festival Internacional de Jazz y Blues de San Miguel Allende con destacados músicos nacionales e internacionales.

El creador de la agrupación, Antonio Lozoya, estudió en la Escuela Superior de Música en la Licenciatura en Jazz. Es además productor, promotor, arreglista y compositor, y su talento se ha visto en diversos Festivales de México, Cuba y Estados Unidos, acompañado de grandes personalidades.

Por otra parte, el pianista cubano Gabriel Hernández también se ha presentado en diversos festivales internacionales de jazz. Se destaca una gira internacional con la Banda Crisol, dirigida por el destacado trompetista norteamericano Roy Hargrove.

El baterista y percusionista Víctor Monterrubio colaboró como percusionista con el grupo Xaman y se ha presentado en diversos escenarios del país, entre los que se destaca el Festival Internacional de Jazz y Blues de San Miguel de Allende.

El concierto es a las 12:00 horas. La entrada general tiene un costo de 100 pesos y para local de 50 pesos. El acceso está limitado a personas de la tercera edad como medida sanitaria.

Continuar Leyendo

Interés General

Para salvar la vida de los pacientes se debe proteger a los trabajadores de salud

Publicado

en

“Ningún país, hospital o clínica puede mantener a sus pacientes a salvo a menos que primero mantenga a salvo a sus trabajadores sanitarios”, dijo este jueves el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

En una conferencia de prensa con motivo del Día Mundial de la Seguridad del Paciente, el doctor Tedros señaló que uno de cada siete casos de COVID-19 corresponde a un trabajador de salud y que en algunas naciones la enfermedad alcanza a uno de cada tres, por lo que pidió que se les brinden equipos de protección adecuados para evitar que se infecten y contagien a sus pacientes y familiares.

El COVID-19 no sólo incrementa el riesgo de contagio y enfermedad entre los trabajadores sanitarios y sus familias, sino que los expone a “altos niveles de estrés, cansancio extremo, estigma, discriminación e incluso violencia”, apuntó Tedros.

Un riesgo muy alto de contagio

Los datos de muchos países indican que el índice de infección de COVID-19 en el personal de salud es mucho mayor que en la población en general.

Esos empleados representan menos del 3% de la población en la mayoría de los países y menos de 2% en casi todas las naciones de renta baja y media. Sin embargo; cerca del 14% de los casos de COVID-19 reportados a la OMS son de trabajadores de salud, con una proporción que alcanza hasta el 35% en algunos países.

Además, miles de trabajadores sanitarios han muerto a causa del coronavirus.

La OMS aclaró, no obstante las cifras, que la calidad de los datos no permite determinar si los trabajadores de salud infectados se contagiaron en el lugar de trabajo o en su comunidad.

Responsabilidad moral y legal

La OMS recordó que los gobiernos tienen la responsabilidad legal y moral de garantizar la salud, seguridad y bienestar de su personal sanitario.

Los profesionales de la salud merecen condiciones de trabajo seguras, capacitación, respeto y una remuneración justa, recalcó la agencia.

En este contexto, instó a los gobiernos y actores que operen servicios de salud a nivel local a implementar cinco medidas para mejorar la protección de esos empleados:

  1. Establecer una conexión entre la seguridad de los trabajadores de salud y las políticas relacionadas con los pacientes .
  2. Desarrollar e implementar programas nacionales para la salud y seguridad ocupacional del personal sanitario.
  3. Proteger a los empleados de salud de la violencia en los lugares de trabajo.
  4. Mejorar la salud mental y el bienestar psicológico de esos trabajadores.
  5. Salvaguardar al personal de salud de los peligros físicos y biológicos.

La OMS también exhortó a los líderes en la esfera del cuidado de la salud a invertir en el sector durante el próximo año fijándose metas como prevenir las lesiones, reducir el estrés y el agotamiento relacionados con el trabajo, mejorar el uso de equipo de protección personal, promover la tolerancia cero a la violencia contra el personal sanitario, y documentar y evaluar los incidentes graves relacionados con la seguridad de los trabajadores de salud.

Altos niveles de estrés

Al margen de los riesgos físicos, la pandemia somete a niveles muy elevados de estrés al personal médico, con jornadas largas en entornos de trabajo intenso y con el temor constante de enfermarse, además de sufrir estigmatización y, en ocasiones, separación de sus familias.

Antes de la pandemia, esos profesionales ya enfrentaban un riesgo más alto de suicidio en todo el mundo, recalcó la OMS y añadió que un estudio reciente reveló que durante la emergencia global el 25% reportó depresión y ansiedad y que la tercer parte padece insomnio.

La Organización subrayó un “aumento alarmante” en las denuncias de acoso verbal, discriminación y violencia física contra los trabajadores sanitarios en el contexto de la pandemia. Las agresiones incluyen asaltos armados, amenazas, denegación de servicios, desalojos de sus casas, estigma y ataques cibernéticos.

Día Mundial de la Seguridad del Paciente

El año pasado, la Organización Mundial de la Salud estableció el 17 de septiembre como el Día Mundial de la Seguridad del Paciente con la intención de resaltar la necesidad de garantizar esa seguridad a las personas mientras reciben tratamiento médico.

La jornada pide solidaridad mundial y una acción orquestada de todos los países y actores del sector sanitario para mejorar la seguridad del paciente. El Día también buscar unir a pacientes, familias, cuidadores, comunidades, trabajadores de salud, líderes de salud y responsables de política para que asuman el compromiso de mejorar la seguridad de los pacientes.

Continuar Leyendo

Lo Más Visitado

Copyright © 2018 Desarrollo y diseño web por Smiley face